11 Oct, 2020
Próxima transmisión en vivo de la Divina Liturgia a las 11:00hrs.
  • octubre 11, 2020 11:00 am - octubre 11, 2020 12:30 pm
  • Transmisión
  • Parroquia en la ciudad de Córdoba, de San Juan El Precursor,
  • 0

 

Desde nuestra Parroquia de San Juan El Precursor, en la ciudad de Córdoba.

IV Domingo de Lucas – Santos padres del VII Sínodo Ecuménico

Este domingo 11 de Octubre la iglesia conmemora al Santo Apóstol Filipo y sus siete diáconos; al santo padre Theofanos el confesor; al Santo Mártir Sinaidos; a los Santos Patriarcas de Constantinopla Nectario, Arsaniko y Sisinio; a los trescientos cincuenta santos teóforos y teólogos Padres del Séptimo Sínodo Ecuménico realizado en el año 787 en la ciudad de Nicea.

Link de la transmisión

Evangelio en el Matutino

Lectura del Santo Evangelio según Juan (20:1-10)

El primer día de la semana, María Magdalena fue de madrugada al sepulcro, cuando todavía estaba oscuro, y vio la piedra quitada del sepulcro. Entonces corrió y fue con Simón Pedro y con el otro discípulo a quien Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto.» Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Se inclinó y vio las vendas en el suelo, pero no entró. Luego llegó Simón Pedro tras él, entró en el sepulcro y vio las vendas en el suelo y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó, pues hasta entonces no habían comprendido que, según la Escritura, Jesús debía resucitar de entre los muertos. Entonces, Los discípulos volvieron a casa.

Apolitikio de Resurrección. Modo 1º

Sellada la piedra por los judíos y mientras los soldados custodiaban tu Cuerpo inmaculado, resucitaste al tercer día, Salvador, regalándole la vida al mundo; por eso las Potestades  celestiales te clamaban, ¡oh! Dador de vida: Gloria a tu Resurrección Cristo; gloria a tu Reino; gloria a tu providencia, ¡oh! único filántropo

De los Padres Modo variable 4°

Bendito eres Tú, Oh Cristo Dios nuestro, Que estableciste a nuestro santos Padres, como luminosos astros sobre la tierra; Y por medio de ellos nos guiaste hacia la verdadera fe, Oh Misericordioso, ¡Gloria a Ti

Kondakion del periodo. Modo 2°

Protección de los cristianos invulnerable, intermediación ante el Creador inamovible, no desoigas las voces de súplica de los pecado­res; mas adelántate, como bondadosa, a nuestra ayuda, que con fe te clamamos: apresúrate en interce­siones y acude pronto en súplicas; ¡oh! Madre de Dios que proteges a quienes te hon­ran.

Lectura Apostólica

¡Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres

Vers: Porque eres justo en todo lo que nos has hecho.

Lectura de la carta de Pablo a Tito  (3:8 – 15)

Tito, hijo mío es cierta la palabra, y quiero asegurarte de estas cosas, a fin de que, los que han creído en Dios, se destaquen en obras buenas. Estas cosas son buenas y beneficiosas a los seres humanos. Evita discusiones necias, genealogías, contiendas y disputas sobre la Ley, pues son inútiles y vanas. Al herético, después de una y otra amonestación, déjalo, sabiendo que éste se ha estrellado y peca, siendo auto-condenado. Cuando te envíe a Artemás o a Tíquico, prepárate para venir a mí a Nicópolis, pues he pensado pasar allí el invierno. Cuida de proveer de todo lo necesario para el viaje a Zenas, el perito en la Ley, y a Apolo, de modo que nada les falte. Que aprendan también los nuestros a preocuparse por las necesidades urgentes, para que no sean unos inútiles. Te saludan todos los que están conmigo. Saluda a los que nos aman en la fe. La gracia sea con todos vosotros. Amén.

Aleluya. Modo 4°

Aleluya. (3)

(Stíjo) Oh Dios, nuestros padres nos contaron, y por eso llegó a nuestros oídos, la obra que hiciste antiguamente,

Aleluya. (3)

 (Stíjo) tú nos salvaste de nuestros enemigos y confundiste a nuestros adversarios.

Aleluya. (3)

 Lectura del Santo Evangelio según Lucas (8: 5-15)

Dijo el Señor la siguiente parábola: El sembrador salió a sembrar su semilla. Al sembrar, una parte de la semilla cayó al borde del camino, donde fue pisoteada y se la comieron los pájaros del cielo. Otra parte cayó sobre las piedras y, al brotar, se secó por falta de humedad. Otra cayó entre las espinas, y estas, brotando al mismo tiempo, la ahogaron. Otra parte cayó en tierra fértil, brotó y produjo fruto al ciento por uno». Y una vez que dijo esto, exclamó: «¡El que tenga oídos para oír, que oiga!». Sus discípulos le preguntaron qué significaba esta parábola, y Jesús les dijo: «A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de Dios; a los demás, en cambio, se les habla en parábolas, para que miren sin ver y oigan sin comprender. La parábola quiere decir esto: La semilla es la Palabra de Dios. Los que están al borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el demonio y arrebata la Palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Los que están sobre las piedras son los que reciben la Palabra con alegría, apenas la oyen; pero no tienen raíces: creen por un tiempo, y en el momento de la tentación se vuelven atrás. Lo que cayó entre espinas son los que escuchan, pero con las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, se van dejando ahogar poco a poco, y no llegan a madurar. Lo que cayó en tierra fértil son los que escuchan la Palabra con un corazón bien dispuesto, la retienen, y dan fruto gracias a sus constancia. Diciendo estas cosas exclamó: Quien tiene oídos para oír, que oiga.

 

Skin Color
Layout Options
Layout patterns
Boxed layout images
header topbar
Si No
header color
header position