Análoga a la apertura y aceptación del Maestro es la devoción, la disposición y, por fin, la consagración de las miradoras. En los eventos más críticos del drama mesiánico, solo éstas acompañan al Maestro. La pasión de Cristo –descrita luego por los evangelistas- fue presenciada y vivida solo por los personajes que la Iglesia hoy conmemora: los demás están ausentes. De esta manera, la pasión de Jesús –así como su resurrección- está teñida inevitablemente del halo femenino.

Read more

Skin Color
Layout Options
Layout patterns
Boxed layout images
header topbar
Si No
header color
header position