5 Jul, 2020
Próxima transmisión en vivo de la Divina Liturgia a las 11:00hrs.
  • julio 5, 2020 12:00 pm - julio 7, 2020 1:00 pm
  • Transmisión
  • 0

 

Este día 5 de Julio, IV Domingo de Mateo, conme­moramos a nuestros piadosos padres, Atanasio el Atonita y al piadoso padre y  Lampadio.

Link de la transmisión

Evangelio del Matutino

Lectura del Santo Evangelio según Lucas. (24:1-12).

 

El primer día de la semana, muy de mañana, unas mujeres fueron al sepulcro llevando los aromas que habían preparado. Pero encontraron que la piedra había sido retirada del sepulcro, y cuando entraron, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. Sucedió que, mientras estaban perplejas, se presentaron ante ellas dos hombres con vestidos resplandecientes. Ellas se atemorizaron e inclinaron el rostro a tierra, pero aquellos les dijeron: « ¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo? No está aquí: ha resucitado. Recuerden cómo les habló, cuando estaba todavía en Galilea, diciendo: “Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los pecadores y sea crucificado, y al tercer día resucite.”» Ellas recordaron sus palabras. Y regresando del sepulcro, anunciaron todas estas cosas a los Once y a todos los demás. Las que decían estas cosas a los apóstoles eran María Magdalena, Juana y María la de Santiago y las demás que estaban con ellas. Pero todas sus palabras, a ellos les parecían desatinos y no les creían. Pedro se levantó y corrió al sepulcro; se inclinó, pero sólo vio las vendas, y se volvió a su casa asombrado por lo sucedido.

Apolitikion Modo 3º

Regocíjese lo celestial y alégrese lo terrenal, porque armó su brazo con poder el Señor; pisoteó la muerte con Su muerte; fue el primogénito de los muertos; del vientre del Hades nos libró y proveyó al mundo la gran misericordia.

 

Para el Piadoso Atanasio

Las Huestes Angelicales habían estado atónitas de tu conducta en la carne de eterna memoria; en cuando que estando en la carne te apresuraste hacia los rangos invisibles y rasgaste las legiones de los demonios. Por consiguiente, Cristo te había recompensado con los ricos dones; intercede pues ante Él ¡Padre Atanasio!, que salve nuestras almas

 Kondakion. Modo 2°.

Protección de los Cristianos invulnerable, intermediación ante el Creador inamovible, no desoigas las voces de súplicas de los peca­dores; más anticípate, como bondadosa, a nues­tra ayuda, que con fe te clamamos: Apresúrate en intercesiones y acude pronto en súplicas; ¡oh! Theotokos, que proteges a quienes te hon­ran.

Epístola

Mucho cuesta a los ojos del Señor la muerte de los que Le aman

(Stíjo) ¿Cómo al Señor podré pagar todo el bien que me ha hecho?

Lectura de la Epístola de Pablo a los Gálatas (5:22-26, 6:1-2)

 

Hermanos, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí; contra tales cosas no hay ley. Pues los que son de Cristo Jesús, han crucificado la carne con sus pasiones y sus apetencias.  Si vivimos según el Espíritu, obremos también según el Espíritu. No busquemos la gloria vana provocándonos los unos a los otros y envidiándonos mutuamente. Hermanos, aun cuando alguno incurra en alguna falta, vosotros, los espirituales, corregidle con espíritu de mansedumbre, y cuídate de ti mismo, pues también tú puedes ser tentado.  Ayudaos mutuamente a llevar vuestras cargas y cumplid así la ley de Cristo.

Modo 3º Salmo 30

Aleluya.(3)

Vers: En ti, Señor, he esperado; no sea yo confundido, por el siglo; en tu justicia líbrame y rescatarme

Aleluya.(3)

Vers: Sé para mí un Dios que me protege, y una casa de refugio para salvarme.

Aleluya.(3)

Lectura del Santo Evangelio Según Mateo (8:5-13)

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaúm, se le acercó un centurión, rogándole» «Señor, mi sirviente está en casa enfermo de parálisis y sufre terriblemente». Jesús le dijo: «Yo mismo iré a curarlo». Pero el centurión respondió: «Señor, no soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. Porque cuando yo, que no soy más que un oficial subalterno, digo a uno de los soldados que están a mis órdenes: «Ve», él va, y a otro: «Ven», él viene; y cuando digo a mi sirviente: «Tienes que hacer esto», él lo hace». Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: «Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel que tenga tanta fe. Por eso les digo que muchos vendrán de Oriente y de Occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los Cielos; en cambio, los herederos del reino serán arrojados afuera, a las tinieblas, donde habrá llantos y rechinar los dientes». Y Jesús dijo al centurión: «Ve, y que suceda como has creído». Y el sirviente se curó en ese mismo momento.

Skin Color
Layout Options
Layout patterns
Boxed layout images
header topbar
Si No
header color
header position