2 Ago, 2020
Próxima transmisión en vivo de la Divina Liturgia a las 11:00hrs.
  • agosto 2, 2020 12:00 pm - agosto 2, 2020 12:45 pm
  • Transmisión
  • Parroquia en la ciudad de Córdoba, de San Juan El Precursor,
  • 0

Desde nuestra Parroquia de San Juan El Precursor, en la ciudad de Córdoba.

En este día 2 de Agosto del 2020, octavo domingo de Mateo la Santa Iglesia Ortodoxa conmemora la exhumación de las reliquias de San Esteban el primer mártir; hallazgo de las reliquias de los Santos Mártires Máximo, Dada y Kindiliano: santo Mártir Focas, y la memoria del piadoso monarca Justiniano.

Link de la transmisión

Orden del Evangelio en el Matutino

Lectura del Santo Evangelio según Juan (20: 11-18)

En aquel tiempo Estaba María junto al sepul­cro fuera llorando. Y mientras lloraba se in­clinó hacia el sepulcro, y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies. Ellos le dicen: “Mujer, ¿por qué lloras?” Ella les respondió: “Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.” Dicho esto, se volvió y vio a Je­sús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Le dice Je­sús: “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?” Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: “Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré.” Jesús le dice: “Ma­ría.” Ella se vuelve y le dice en hebreo: “Rabbuní -que quiere decir: Maestro-.” Dícele Jesús: “Deja de tocarme, que todavía no he subido al Pa­dre. Pero vete a mis hermanos y diles: Subo a mi Pa­dre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.” Fue María Magdalena y dijo a los discípulos: “He visto al Señor” y que había dicho estas pala­bras.

Apolitikio de Resurrección Modo Grave.

Aboliste la muerte con tu Cruz. Abriste el Paraíso al Bandido; transformaste el lamento de las mujeres portadoras de ungüentos, y ordenaste predicar a tus Apóstoles; resucitaste pues, ¡oh! Cristo Dios, proveyendo al mundo la gran misericordia.

Apolitikio Modo 4º

 Tu cabeza había sido coronada con la corona real, ¡Primero de los luchadores entre los mártires!, por las luchas que has soportado a causa de Cristo Dios. Porque, cuando reprendiste la necedad do los judíos, contemplaste al Salvador sentado a la Diestra del Padre. Suplícale, pues, sin cesar por nuestras almas.

Kondaquion Modo grave.

Te transfiguraste sobre el monte y tus discí­pulos vieron tu gloria según podían, ¡oh! Cristo Dios, a fin de que cuando te vieran crucificado entendieran la pasión como volun­taria y predicasen al mundo que, Tú eres el resplandor del Padre.

Lectura Apostólica

El Señor fortalece a su pueblo, el Señor bendice a su pueblo con la paz.

 (Stíjo) Aclamen al Señor, hijos de Dios, aclamen al gloria y el poder del Señor  

Lectura de la Primera Epístola del Apóstol Pablo a los corintios. [1ª 1: 10 – 17]

Hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, yo los exhorto a que se pongan de acuerdo: que no haya divisiones entre ustedes y vivan en perfecta armonía, teniendo la misma manera de pensar y de sentir. Porque los de la familia de Cloe me han contado que hay discordias entre ustedes. Me refiero a que cada uno afirma: «Yo soy de Pablo, yo de Apolo, yo de Cefas, yo de Cristo». ¿Acaso Cristo está dividido? ¿O es que Pablo fue crucificado por ustedes? ¿O será que ustedes fueron bautizados en el nombre de Pablo? Felizmente yo no he bautizado a ninguno de ustedes, excepto a Cristo y a Gayo. Así nadie puede decir que ha sido bautizado en mi nombre. Sí, también he bautizado a la familia de Estéfanas, pero no recuerdo haber bautizado a nadie más. Porque Cristo no me envió a bautizar, sino a anunciar la Buena Noticia, y esto sin recurrir a la elocuencia humana, para que la cruz de Cristo no pierda su eficacia.

Modo grave

Aleluya, Aleluya, Aleluya.

(Stíjo) Es bueno dar gracias al Señor,  Cantar en Tu Honor, ¡Altísimo!

Aleluya, Aleluya, Aleluya.

(Stíjo) Publicar Tu Amor por la mañana, y Tu  Fidelidad por las noches.

Aleluya, Aleluya, Aleluya.

El Evangelio

Lectura del Santo Evangelio Según Mateo [14: 14 – 22]

En aquel tiempo, Jesús vio mucha gente, sintió compasión de ellos y curó a sus enfermos. Al atardecer, los discípulos se acercaron y le dijeron: «Este es un lugar desierto y ya se hace tarde; despide a la multitud para que vaya a las ciudades a comprarse alimentos». Pero Jesús les dijo: «No es necesario que se vayan, denles de comer ustedes mismos». Ellos respondieron: «Aquí no tenemos más que cinco panes y dos pescados».  «Tráiganmelos aquí», les dijo. Y después de ordenar a la multitud que se sentara sobre el pasto, tomó los cinco panes y los dos pescados, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes, los dio a sus discípulos, y ellos los distribuyeron entre la multitud. Todos comieron hasta saciarse y con los pedazos que sobraron se llenaron doce canastas. Los que comieron fueron unos cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños. En seguida, obligó a los discípulos que subieran a la barca y pasaran antes que él a la otra orilla, mientras él despedía a la multitud.

Skin Color
Layout Options
Layout patterns
Boxed layout images
header topbar
Si No
header color
header position